Un espacio para la difusión de las actividades artesanales y artísticas
PAGINA PRINCIPAL
EDIC. ANTERIORES
CURSOS
NOVEDADES
DIFUNDA SU EVENTO
SITIOS RECOMENDADOS
QUIENES SOMOS
SUSCRIPCIONES
CONTACTENOS
 
Crecer Poles y Cia
Crecer Poles y Cía. Dpto Artistico
crecerpoles.com.ar
La Artistica Industrial
Fabricación de bizcocho cerámico
Camarones 2760, Capital Tel: 4582-4507


Junio 2006

Susana Raies, miniaturas

Huevos con sorpresa


Con su prodigiosa capacidad para recrear mundos en miniatura logró darle una nueva dimensión a la tradicional artesanía de la decoración de huevos.

A Susana Raies siempre la fascinaron las miniaturas y durante muchos años fue una especie de hobby con que entretenía sus ocios y con que el que perfeccionaba sus habilidades. Una tarea minuciosa, donde cada detalle adquiría una perfección casi absoluta para crear una especie de mundos de fantasía, dignos de liliputienses. Pero esa insólita predisposición para recrear esas escenas cotidianas en escalas infinitesimales no parecían tener una aplicación cierta hasta que descubrió que como quien arma un barco en una botella, ella podía reproducirlas en huevos de diferentes aves, decorados con exquisita calidad y buen gusto. Y a partir de allí comenzó a construir otra historia.

El calado y la decoración de huevos de diferentes aves es una artesanía muy antigua que adquirió un desarrollo singular en el este europeo y que aparentemente desde allí se trasladó primero a Gran Bretaña y luego a los Estados Unidos, dos países donde hoy hay verdaderos creadores de pequeñas obras de arte logradas a partir de cáscaras de embriones de avestruz, gallina, pato o codorniz. Esa técnica conocida como “realeggza” consiste en calar, pintar y decorar los huevos para transformarlos en joyas del arte decorativo, que también pueden ser utilizados como pastilleros, alhajeros o tener otras aplicaciones semejantes.

Mundos fantásticos

Después de tantos siglos de existencia y tantas variantes aplicadas a esas frágiles cáscaras, toda innovación parecía imposible, hasta que Susana la encontró. Lo suyo es una tarea propia de un relojero, de un orfebre, de un apasionado por un minimalismo imperioso y obsesivo. Solo así puede entenderse que en un espacio tan reducido pueda recrearse una escena tan perfecta. Como si fuera una mínima casa de muñecas, dentro de un huevo puede encontrarse un dormitorio perfectamente amoblado o un living, donde la reproducción de muebles, cuadros y figuras humanas adquieren un realismo tan asombroso como impactante.

Maderas, porcelana fría, cartapesta, falsos acabados y pintura, trabajadas con infinita dedicación por el detalle crean esa escenografía fantástica, exquisita, casi imposible de describir y que se convierten en el contenido de un huevo calado y decorado con una maestría y untalento no menos indescriptible.

Susana afirma que esas creaciones maravillosas no son tan difíciles como parecen y que sólo se requiere del conocimiento de diferentes técnicas (y seguramente un alto grado de motricidad muy fina) para lograrlo. De hecho da cursos en la Casa de Berutti, en barrio Norte,a quienes se animen a intentar recrear desde esas pequeñas joyas, como son los huevos decorados, hasta esos mundos en miniatura que aparecen cuando las cáscaras se abren como una mágica caja de sorpresas que parecen salidas de un cuento de hadas de la infancia. Un verdadero regalo para los ojos y para el corazón.

Otros artículos publicados en éste número:
Jornadas Internacionales de Cerámica
Liliana Knobel, vitralista
Susana Raies, miniaturas - Huevos con sorpresas
Vitrofusion con Vidrio Molido (Fritas de Vidrio)
Carlota Cairo, ceramista
Puente de las Culturas - Un shoping artesanal
JOYERIA ARTESANAL - TECNICA DE MURANO III  LAGRIMAS Y PERLAS
Liliana Vázquez, artesana múltiple